¿Eventos académicos presenciales o Virtuales?

Debo decir que hasta el 2020 (Antes de la pandemia) estaba absolutamente enamorado de la presencialidad…

De hecho, gran parte de mi camino profesional y de la construcción de mi marca personal se dió gracias a invitaciones como conferencista a eventos presenciales.

Gran parte de mi camino como profesor (Hasta 2020) se dió en la presencialidad…

Por eso fue tan revelador el cambio…

Básicamente, y en resumen…

Duré 9 años ofreciendo todo tipo de charlas y entrenamientos en espacios presenciales, con mucha resistencia a virtualizarme, sobre todo, por el temor de canibalizar con la virtualidad lo que venía haciendo presencialmente.

Llegó la pandemia y de un momento a otro, los eventos presenciales ya no eran una posibilidad (Por un tiempo).

Me quedé sin la gran objeción que tenía y el camino era claro, había que virtualizar y entonces nació TácticoMD Virtual.

Estos 2 años han sido un proceso indescriptible de descubrimientos, de reinvención, de encontrar herramientas para sacar provecho a la virtualidad.

Ahora, finalmente estamos empezando a regresar a algún tipo de normalidad (Para mí, la no obligatoriedad del tapa bocas es un gran paso) y los eventos presenciales van volviendo al panorama, sin que los eventos virtuales bajen su intensidad.

Por eso ando pensando últimamente en como reconfigurar mis esfuerzos para conciliar estos 2 mundos tan poderosos y maravillosos…

¿Me ayudan?

Empecemos por recapitular las ventajas y desventajas de cada tipo de evento…

Ventajas de los eventos presenciales

  • Generan una conexión energética entre conferencistas y participantes que no es tan fácil de replicar en la virtualidad. Sin ánimo de meterme en terrenos metefísicos, esa energía que se siente en los escenarios viniendo del público es algo MUY poderoso.
  • Favorecen el relacionamiento entre participantes abriendo posibilidades de negocios y colaboración muy valiosas.
  • Mantienen generalmente un mayor nivel de concentración del público (Aunque siempre podremos tener el celular en la mano).
  • Los riesgos son menores por fallas en la conectividad. Aunque siempre podrán fallar las luces, el sonido, los proyectores, etc.

Desventajas de los eventos presenciales

  • Implican un tiempo (Que puede aumentarse en ciudades con mucho tráfico) y costos (Que pueden aumentar si el evento es en otra ciudad/país) de desplazamiento para los asistentes.
  • Requieren unos costos fijos adicionales para quien organiza (Alquiler del espacio, logística de ingreso, refrigerios, regalos, etc)
  • Limitan en gran medida el alcance geográfico del evento (Siempre podrán venir personas de otras ciudades/paises pero les generará un costo mayor)
  • Al implicar desplazamientos, es más complejo manejar la puntualidad de los asistentes y nos fuimos acostumbrando a «dar unos minutos de espera» antes de comenzar, premiando así la impuntualidad y castigando a quienes llegaron a tiempo.
  • La participación de los asistentes está limitada a unos pocos que se animan a levantar la mano en los espacios de preguntas y respuestas.
  • Dependiendo de la magnitud del evento, la logística de ingreso puede ser un gran reto.

Ventajas de los eventos virtuales

  • No requieren desplazamiento, sólo necesitas un computador/tableta/celular y una conexión a internet.
  • No requieren mucha infraestructura para su organización y los costos fijos son usualmente menores. Se pueden organizar usando desde herramientas sencillas gratuitas hasta robustas plataformas de pago.
  • Eliminan las fronteras geográficas ampliando el alcance hasta donde el idioma (Aunque hoy en día hay plataformas que permiten la traducción simultánea) y la temática lo permita.
  • Permiten a los asistentes interactuar permanentemente a través del chat (Si éste está habilitado) sin interrumpir la presentación) o de herramientas como Mentimeter o Kahoot (Aunque en realidad se pueden usar también en espacios presenciales).
  • Facilitan el manejo de los tiempos y la puntualidad (Aunque también nos hemos venido acostumbrando a «esperar 5 minuticos mientras los demás se conectan»).
  • Al no requerir desplazamientos, es más fácil repartir los horarios en días diferentes.
  • Favorecen la construcción de comunidad (En mi opinión, uno de los activos más valiosos que cualquier persona o negocio puede construir hoy en día)

Desventajas de los eventos virtuales

  • Requieren de parte de organizadores y conferencistas una infraestructura mínima: Conexión a internet de buena velocidad (Tanto de subida como de bajada), buen computador, buena cámara y micrófono, y en general, conocimiento y familiaridad en el uso de herramientas digitales.
  • Es más difícil (Aunque se puede lograr de una manera diferente) generar ese conexión entre conferencista y participantes.
  • Es difícil mantener a la audiencia conectada (Hay muchas más distracciones) y saber si los asistentes están ahí o se fueron o se quedaron dormidos o están haciendo otra cosa (Una vez en una de mis charlas virtuales, una persona se metió a la ducha y puso el celular en la jabonera mientras se bañaba, por supuesto sin saber que la cámara estaba activada 😱).
  • La dependencia en la conectividad (Tanto del conferencista como de los asistentes es mucho mayor).

Y todo esto, sin meternos aún en las posibilidades, ventajas y desventajas de los eventos híbridos 😅 (Habrá que hacer otro artículo sobre éstos)

¿Se les ocurre alguna otra ventaja o desventaja de los eventos académicos presenciales o virtuales? Me ayudarían mucho si se animan a compartirla en los comentarios…

Me encantaría leer opiniones de los amigos de Peewah, Ticketcode, Eventtia y en general de quienes trabajan en el mundo de organización de eventos académicos.

Si estuvieran en mis zapatos, ¿Qué tipo de eventos, información, interacción, devolverían a la presencialidad y cuáles dejarían en la virtualidad?

Mucho que pensar por estos días…. ¿Me ayudan? 🤓

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.