Publicidad en Google

Hace un par de semanas tuve un curso de SEO con el Señor F y su familia, uno que transcurrió normalmente en dos sesiones (como suele suceder). Al finalizar el Señor F empezó a trabajar en su sitio web.

El Señor F tiene un negocio que promociona hace 2 años con una empresa de diseño, desarrollo, publicidad en internet y demás. Viene pagando alrededor de $1’500.000 de pesos colombianos (unos 800 USD aproximadamente al mes), por un paquete de publicidad en Google. Sin embargo, nunca supo cuánto de ese dinero iba destinado a pagar la pauta y cuánto era la utilidad de la empresa que gestiona ese presupuesto.

Después del curso, el señor F comenzó a optimizar su propio sitio web, con la fortuna que empezó a notar cambios importantes en su posicionamiento y al cabo de una semana logró poner su sitio en la primera página de resultados orgánicos de Google. En ese momento se aproximó a la empresa que manejaba la pauta y les preguntó por qué razón ellos no le habían ayudado a hacerlo antes; ellos le respondieron que hacer SEO no servía para nada y que lo único que funcionaba era pagar la pauta en Google, inversión que “debía seguir  haciendo”.

Lo extraño de todo es que después de hablar con la empresa, el Señor F empezó a notar cómo su sitio bajaba de posiciones en Google, llegando a desaparecer por completo de los resultados de Google en solo pocos días.

Muy extrañado con la situación el Señor F me llamó nuevamente, esta vez para analizar el sitio web. Al examinar nos encontramos con que la página principal tenía un Metatag de no index/no follow. Este Metatag, en palabras muy sencillas, le dice a Google que por favor no indexe la página web, es decir, que  saca la página de Google y hace que deje de aparecer.

¿Coincidencia? Es bastante sospechoso que esto haya pasado justo después de que el Señor F empezará a trabajar en su sitio web y que además haya notificado a la empresa la finalización de un contrato de publicidad que llevaban manejando desde hace 3 años.

¿Qué pasó con la publicidad en Google en esos 3 años? Si se multiplican 700 u 800 USD por 36 meses, verán que es una gran cantidad de dinero, ¿esto fue lo que realmente se invirtió en el sitio del Señor F?

Seguramente se presentarán acciones legales en este caso. Mientras tanto puedo decir que hoy el Señor F tiene las herramientas y el conocimiento para tomar control de su propio sitio web y empezar a hacer publicidad realmente eficiente, más visible y mucho más transparente, todo con el fin de lograr muchos más resultados que los que había tenido este momento.

Moraleja:
Es importante saber un poco de todas aquellas herramientas que se van a implementar, para que no nos metan los dedos a la boca.

PD: Si te gustó este artículo, sígueme en redes sociales para que no te pierdas los siguientes: